Mantener el flujo de datos laborales durante la pandemia de COVID-19

La pérdida de la capacidad de recopilación de datos puede no ser uno de los efectos negativos más evidentes de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, a casi todos los países del mundo les resultó difícil recopilar datos precisamente cuando la demanda era mayor. Una reciente encuesta mundial realizada por OIT  ha puesto de manifiesto la magnitud del impacto en la producción de estadísticas del trabajo y la forma en que los países respondieron para satisfacer las necesidades de datos de los usuarios.

La disponibilidad de datos tiende a darse por sentada por la gran mayoría de la gente. La pandemia de COVID-19 lo ilustra claramente: las estimaciones del número de casos y muertes se han citado ampliamente en todo momento y la mayoría ha asumido que están disponibles a petición.

Sin embargo, los responsables de la elaboración de las estadísticas oficiales saben muy bien que, incluso en los mejores momentos, proporcionar datos de alta calidad para satisfacer incluso una pequeña parte de las necesidades de los usuarios es increíblemente difícil y, en general, requiere muchos recursos. Dicho esto, el mundo, en general, ha ido avanzando de forma constante en la dirección correcta, con la producción de más y mejores datos a lo largo del tiempo.

A finales de 2019, la mayoría de los usuarios y productores de estadísticas habrían pronosticado, con razón, que la tendencia al aumento de la disponibilidad de datos continuaría en la nueva década, sobre todo en el ámbito de las estadísticas laborales. Lo que nadie podía prever entonces es que una de las piedras angulares de la recopilación de datos para las encuestas, a saber, la capacidad de visitar y entrevistar a los encuestados, podría verse socavada tan rápida y drásticamente como ocurrió en 2020 debido a la pandemia del COVID-19.

Diversas organizaciones y organismos especializados del sistema de las Naciones Unidas, entre ellos el OIT  y colectivamente a través del Grupo de Trabajo Intersecretarial sobre Encuestas de Hogares, han tratado de seguir el impacto de la COVID-19 en la recopilación de datos. En marzo de 2021, la OIT  puso en marcha una encuesta mundial para comprender mejor en qué medida la crisis había afectado a la recopilación de estadísticas oficiales del mercado de trabajo. Se recibió información de 110 países, de los cuales 97 tenían previsto completar una encuesta de población activa (EPA) en 2020. Los resultados señalan tanto los enormes retos a los que se enfrentaron como los notables esfuerzos realizados para proporcionar información sobre el mundo del trabajo durante la pandemia.

Casi la mitad de los países tuvieron que suspender las entrevistas en algún momento de 2020

Cerca de la mitad (46,4%) de los países con planes para realizar una EPA en 2020 tuvieron que suspender las entrevistas en algún momento del año.

Los niveles más altos de suspensiones fueron notificados por los países de África y los Estados Árabes (70,6%) y de América (66,7%). Aunque algunos países pudieron intentar recuperar esas entrevistas más tarde, la mayoría no lo consiguió, lo que significa que perdieron por completo datos que se esperaba que estuvieran disponibles, lo que crea el riesgo de que se produzcan lagunas en las series de datos de los indicadores clave del mercado laboral, entre otros.

En cambio, las suspensiones fueron menos frecuentes en Asia y el Pacífico (35,2%) y en Europa y Asia Central (30,9%), y fue más típico que los países de estas regiones pudieran terminar las entrevistas suspendidas más adelante. En consecuencia, relativamente pocos de estos países informaron de una pérdida completa de las entrevistas previstas.

Esta disparidad entre las regiones estaba claramente relacionada con la frecuencia y el modo de recogida de datos en cada país. No es de extrañar que los países con una recogida de datos regular y los que utilizan técnicas a distancia, como las entrevistas telefónicas, tuvieran muchas menos probabilidades de experimentar suspensiones en las entrevistas. Por ejemplo, aproximadamente el 90% de los países que contaban con una recopilación de datos a distancia para una parte o la totalidad de su muestra de la EPA cuando comenzó la pandemia pudieron realizar las entrevistas previstas inicialmente. Esta proporción se redujo a aproximadamente el 65% en el caso de los países que dependían completamente de la recopilación de datos cara a cara.

Los países recurren a las entrevistas telefónicas, pero siguen teniendo muchos problemas

El aumento del uso de la recogida de datos a distancia fue una respuesta común a las restricciones relacionadas con la COVID-19 en todos los países. Cerca de la mitad (46 de 97) de los países con planes de realizar una EPA en 2020 ya tenían la intención de utilizar métodos a distancia a principios de año. Entre ellos, 40 países informaron de un mayor uso de las entrevistas telefónicas en el transcurso del año, sustituyendo esta modalidad a las entrevistas presenciales previstas.

Otros 27 países, es decir, más de la mitad, introdujeron la recogida de datos a distancia durante el año en respuesta a las repercusiones relacionadas con la pandemia, anunciando un cambio sísmico en el uso de métodos a distancia. Los países lograron esto de diferentes maneras, como permitiendo a los entrevistadores existentes completar las entrevistas telefónicas desde casa en lugar de salir a visitar los hogares.

Este cambio se basó en la tendencia a largo plazo del uso creciente de los modos remotos en las últimas décadas, una tendencia que ofrece la perspectiva de ahorrar costes y aumentar el volumen y la calidad de los datos. Sin embargo, aunque la adopción de técnicas remotas desempeñó sin duda un papel importante en el mantenimiento de la recopilación de datos durante la pandemia, vino acompañada de importantes retos y no será necesariamente sostenible para todos los países.

El mayor reto al que se enfrentaban los países era no disponer de los datos de contacto de un número suficiente de hogares. Se probaron varios enfoques para solucionar este problema. Por ejemplo, un grupo considerable de países (cerca de una cuarta parte) reutilizó muestras antiguas ante la falta de números de teléfono de los nuevos hogares muestreados. Esta medida fue bastante eficaz para muchos países, pero no es realmente sostenible a medio y largo plazo, ya que los hogares acaban cansándose de repetir las entrevistas. Para mantener las tasas de respuesta lo más altas posible, los países también recurrieron a otros medios para obtener datos de contacto, como el envío de notificaciones previas a los hogares o el cambio de marcos de muestreo, con distintos grados de éxito.

La magnitud de los retos se refleja en el hecho de que no todos los países que recurrieron a la recogida de datos a distancia durante 2020 tenían previsto seguir utilizándola en 2021 y más adelante. Los que no lo hicieron señalaron generalmente la falta de fuentes sostenibles de datos de contacto. De hecho, cerca de la mitad de los 27 países que adoptaron las entrevistas a distancia en 2020 declararon no estar seguros de que esa práctica continuara o estar decididos a volver a las entrevistas presenciales lo antes posible.

Se pueden extraer múltiples lecciones de estas experiencias. Aunque la recogida de datos a distancia ha demostrado ser una solución eficaz, no se puede dar por sentado que todos los países estén en condiciones de introducirla de forma sostenible. Las organizaciones internacionales y los socios de desarrollo deben estar preparados para proporcionar a los países apoyo y orientación para superar los numerosos retos a los que se enfrentan y aprovechar plenamente el potencial de la recogida a distancia. Al mismo tiempo, no hay que esperar que las entrevistas presenciales cesen por completo, ya que siguen siendo la forma más eficaz de obtener datos de alta calidad en muchas partes del mundo. De hecho, muchos países han tenido éxito combinando de diversas maneras las entrevistas presenciales y las remotas para sus encuestas, y este puede ser un camino viable también para otros.

De cara al futuro, entre otras ventajas que ofrece, el mayor uso de los modos remotos puede hacer que la recogida de datos sea más resistente a futuras perturbaciones, como nuevas pandemias o catástrofes naturales, que suelen ser situaciones en las que el acceso a información fiable y oportuna es fundamental.

Superar los retos para proporcionar datos sobre el mercado laboral

Teniendo en cuenta la magnitud de las perturbaciones sufridas, una de las conclusiones de la encuesta OIT  es que los países mostraron una notable flexibilidad y resistencia para mantener, y en algunos casos incluso aumentar, la gama de datos que publicaban para los usuarios.

Inevitablemente, algunos de los países que respondieron tuvieron que cancelar su EPA en algún momento del año (21 países en total), pero más de la mitad de ellos realizaron una encuesta alternativa, como una encuesta telefónica rápida, para proporcionar información sobre los impactos en el mercado laboral. Algunos países también informaron de cancelaciones o retrasos en la publicación de los datos: esto ocurrió con más frecuencia en algunas regiones -como las Américas- que en otras.

Sin embargo, fue más común que los países publicaran información adicional, por ejemplo, añadiendo preguntas a su EPA, informando sobre indicadores no destacados anteriormente (como los cambios en el total de horas realmente trabajadas o las ausencias temporales) o lanzando publicaciones adicionales dedicadas a los impactos de la crisis COVID-19. Además, la mayoría de los países informaron de que, en general, no consideraban que hubiera habido un efecto negativo significativo en la calidad de los datos durante el año.

Aunque las ramificaciones de la pandemia están lejos de haber terminado, debemos hacer un balance de los logros alcanzados hasta la fecha por la comunidad estadística a la hora de satisfacer las necesidades de los usuarios de datos sobre el mercado laboral en circunstancias tan extraordinarias. Al mismo tiempo, también debemos reconocer que han surgido importantes lagunas de datos y que nunca podremos dar por sentada la disponibilidad de los mismos. Es necesario trabajar mucho para garantizar que la producción de estadísticas oficiales pueda recuperarse tras la crisis, y los países necesitarán un apoyo significativo para lograrlo.

Autores

  • Kieran Walsh es Estadístico Superior del Equipo de Metodología de la Encuesta sobre la Fuerza Laboral (EPA) del OIT Departamento de Estadística. Su labor se centra en la prestación de apoyo a los países que tratan de aplicar la encuesta sobre la fuerza de trabajo utilizando las normas y prácticas más recientes. Cree firmemente que las estadísticas sirven de trampolín para el desarrollo sostenible mediante políticas bien orientadas y diseñadas basadas en pruebas.

  • Antonio Rinaldo Discenza es estadístico del Instituto Nacional de Estadística italiano (ISTAT), experto en estadísticas y análisis del mercado laboral, metodólogo de encuestas y gestor de encuestas. Tiene más de 20 años de experiencia en el diseño, la construcción, la gestión y el seguimiento de los procesos estadísticos y técnicos de grandes encuestas por muestreo de hogares para la producción de estadísticas oficiales, como la encuesta de población activa. Antonio trabajó en el Departamento de Estadística de OIT  entre 2017 y 2021 en la elaboración de orientaciones y la prestación de formación y apoyo a los países sobre la aplicación de las últimas normas internacionales y buenas prácticas para la medición del trabajo y otras formas de trabajo en las encuestas de hogares.

Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Todo el contenido más reciente del Departamento de Estadística de la OIT directamente en su bandeja de entrada una vez al trimestre.