Millones de horas diarias dedicadas al trabajo no remunerado: Datos de Asia y el Pacífico

El trabajo de producción no remunerado es la base de todo el resto del trabajo productivo y, sin embargo, el tiempo que se dedica a estas actividades no suele tenerse en cuenta en los análisis del mercado laboral.

Desde la producción de alimentos de subsistencia hasta el cuidado de niños y ancianos, cada día se dedican 187 millones de horas al trabajo de producción no remunerado en cinco países de Asia-Pacífico,1Este blog presenta datos de la RDP de Laos, Nepal, Mongolia, Islas Cook y Tonga. El 60% de ellas son trabajadas por mujeres. Dado que la gran mayoría de las personas en edad de trabajar se dedican al trabajo de producción no remunerado - 24 de 28 millones en los cinco países analizados - la escala y el peso de las horas colectivas dedicadas justifican mayores esfuerzos para incorporar el trabajo de producción no remunerado en cualquier evaluación estándar de los resultados del trabajo, la productividad y el crecimiento económico. Cada vez más, los instrumentos de encuesta nos permiten medir el alcance y la escala del trabajo de producción no remunerado y, por tanto, podrían utilizarse para hacer visible este trabajo invisible.

La resolución de la19ª Conferencia Internacional de Estadísticos del Trabajo (CIET) introdujo el término técnico de trabajo de producción para uso propio para definir todos los insumos de mano de obra involucrados en la producción de bienes y servicios para uso final propio. Este concepto recoge el tipo de trabajo comúnmente aceptado como trabajo de producción no remunerado, dentro del cual la prestación de servicios también se conoce como trabajo de cuidados no remunerado. Los trabajadores de producción no remunerados se definen como individuos en edad de trabajar que realizaron al menos una hora de trabajo en la producción de bienes o la prestación de servicios para uso final propio. La figura siguiente muestra con más detalle las distintas formas de trabajo de producción no remunerado.

Aunque la participación de las mujeres en la población activa de Asia-Pacífico es ligeramente superior a la de otras regiones, las tasas de inactividad siguen siendo altas en comparación con las de los hombres. Es más, las mujeres jóvenes tienen muchas más probabilidades de no estar en ocupación ni en la educación (NEET) en comparación con los hombres jóvenes, especialmente en el sur de Asia. La contrapartida es que hay más mujeres que se dedican al trabajo no remunerado que los hombres. En los cinco países con datos disponibles en Asia y el Pacífico, la proporción de mujeres que realizan trabajos no remunerados es mayor que la de los hombres. Además, más de dos tercios de las mujeres en edad de trabajar (10 millones) en estos países realizaban trabajo no remunerado como única actividad, mientras que esta proporción para los hombres era sólo del 41% (o 5 millones).

Las normas de género hacen que las mujeres dediquen un tiempo desproporcionadamente mayor que los hombres a estas actividades. En Nepal y Mongolia, dos tercios de todo el trabajo de producción no remunerado fue realizado por mujeres. La distribución desigual de la carga de trabajo es especialmente notable en la subcategoría de trabajo de cuidados no remunerado. Por término medio, las mujeres realizaron el 80% del trabajo de cuidados no remunerado en estos cinco países. En Nepal, las mujeres realizaron el 85% del trabajo de cuidados no remunerado diario, dedicando un total de 29 millones de horas al día (de forma acumulada), frente a los 5 millones de horas dedicados por los hombres.

¿Cuáles son las consecuencias de la distribución desequilibrada del trabajo?

Para muchos jóvenes (personas de entre 15 y 24 años), el tiempo dedicado a las tareas domésticas significa un tiempo alejado de la educación. En Nepal, el 94% de las mujeres jóvenes que eran NiNi participaban en tareas de cuidado en los hogares. Esta proporción es dos veces mayor que la de los varones ninis. En tiempos de crisis, las jóvenes suelen ser las primeras en abandonar la escuela, por lo que es probable que una de las repercusiones de la actual crisis de COVID-19 en Nepal y en otros lugares sea el aumento de la proporción de jóvenes NiNis y de mujeres jóvenes en trabajos de producción no remunerados. No sólo las mujeres jóvenes están asumiendo una mayor carga de trabajo no remunerado durante el actual período de crisis. Con los niños fuera de la escuela, aumentan las necesidades de cuidado de los ancianos y otros miembros de la familia, y las mujeres se han visto obligadas a compaginar su propio trabajo con las responsabilidades domésticas añadidas. Bajo esta presión, algunas mujeres han renunciado al trabajo remunerado para realizar las tareas familiares adicionales, lo que probablemente exacerbe la desigualdad de género.

Más tiempo dedicado al trabajo doméstico no remunerado significa también menos oportunidades para el trabajo remunerado ocupación. Este problema tiene dos vertientes. Desde el punto de vista de la oferta, al haber menos tiempo disponible para el trabajo remunerado, hay menos mujeres que buscan empleo, lo que provoca mayores tasas de inactividad femenina. En Nepal, más de un millón de mujeres en edad de trabajar (el 9%) estaban dispuestas a trabajar en un empleo remunerado, pero no buscaban o no estaban disponibles para trabajar debido a las responsabilidades familiares o a que los miembros de la familia consideraban que debían quedarse en casa. Desde el punto de vista de la demanda, la discriminación por razón de género sigue siendo habitual en los países de esta región, ya que las empresas son reacias a contratar a mujeres, especialmente las que están en edad fértil. Sin trabajo remunerado, las mujeres se enfrentan a una mayor inseguridad económica, especialmente a edades avanzadas.

¿Qué es lo siguiente?

Tenemos un largo camino que recorrer para reducir la desigualdad en el reparto del trabajo doméstico no remunerado entre hombres y mujeres. Hay que empezar por cambiar los estereotipos. El trabajo de cuidados es responsabilidad de todos, no sólo de las mujeres. Y todos tenemos un papel que desempeñar para lograr este cambio. En primer lugar, todos nosotros -hombres y mujeres- deberíamos hacer nuestra parte justa de trabajo en casa; podemos encargarnos de redistribuir la carga de trabajo. En segundo lugar, los gobiernos deberían aplicar políticas que apoyen el trabajo de cuidados, como la inversión en servicios públicos de atención a los niños, los ancianos y las personas con discapacidad y la garantía de permisos familiares remunerados en el trabajo y de bajas por enfermedad, como medios para reducir la carga de trabajo en el hogar. Por último, pero no por ello menos importante, las oficinas nacionales de estadística deberían aplicar la primera resolución de la 19ª edición de CIET para aumentar el número de encuestas de población activa que miden el trabajo productivo no remunerado. Hasta ahora, menos de la mitad de los países de la región de Asia y el Pacífico la han aplicado, y esto es mucho mejor que en otras regiones.

Este artículo ha sido redactado por Yamei Du, becario de la Oficina Regional de la OIT para Asia y el Pacífico.

Autor

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Todo el contenido más reciente del Departamento de Estadística de la OIT directamente en su bandeja de entrada una vez al trimestre.

El idioma:

¿Es nuevo en este sitio?