Descripción del indicador: Productividad laboral

Introducción

La productividad laboral es un importante indicador económico que está estrechamente relacionado con el crecimiento económico, la competitividad y el nivel de vida. La productividad laboral representa el volumen total de producción (medido en términos de Producto Interior Bruto, PIB) producido por unidad de trabajo (medido en términos de número de personas empleadas u horas trabajadas) durante un periodo de referencia temporal determinado. El indicador permite a los usuarios de los datos evaluar los niveles y las tasas de crecimiento de la relación entre el PIB y la mano de obra a lo largo del tiempo, proporcionando así información general sobre la eficiencia y la calidad del capital humano en el proceso de producción para un contexto económico y social determinado.

Dada su utilidad para transmitir información valiosa sobre la situación del mercado laboral de un país, el crecimiento de la productividad laboral fue uno de los indicadores seleccionados para medir los progresos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en el marco del Objetivo 1 (Erradicar la pobreza y el hambre), y se incluye como uno de los indicadores para medir los progresos en la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG), en el marco del Objetivo 8 (Promover un crecimiento económico sostenido, incluyente y sostenible, ocupación y un trabajo pleno, productivo y decente para todos).1El indicador 8.2.1 del SDG se refiere a la tasa de crecimiento anual del PIB real por persona empleada. Para la lista oficial de los indicadores SDG, véase aquí

ILOSTAT presenta enOIT  estimaciones y proyecciones modelizadas de la productividad laboral, tanto en términos de PIB por trabajador como de PIB por hora trabajada. Las medidas se convierten a dólares estadounidenses utilizando tipos de cambio o a paridades de poder adquisitivo (PPA).

Método de cálculo

Los indicadores de productividad laboral se calculan de la siguiente manera:

PIB por trabajador = PIB a precios constantes
Número de personas empleadas

PIB por hora trabajada = PIB a precios constantes
Total de horas trabajadas de los ocupados

Fuentes recomendadas

La información sobre la producción, medida como el PIB, se obtiene mejor a partir de las cuentas nacionales de un país. Las encuestas sobre la fuerza de trabajo suelen ser la fuente de información preferida sobre ocupación (para utilizar en el denominador del indicador de la productividad laboral). Esas encuestas pueden diseñarse para abarcar prácticamente toda la población no institucional de un país determinado, todas las ramas de la actividad económica, todos los sectores de la economía y todas las categorías de trabajadores, incluidos los trabajadores por cuenta propia, los trabajadores familiares auxiliares, los trabajadores ocasionales y los titulares de múltiples puestos de trabajo. Además, esas encuestas suelen brindar la oportunidad de medir simultáneamente a los empleados, los desempleados y las personas ajenas a la fuerza de trabajo (y, por lo tanto, a la población en edad de trabajar) en un marco coherente.

También podrían utilizarse como fuentes otros tipos de encuestas de hogares y censos de poblaciónocupación . Sin embargo, la información obtenida de esas fuentes puede ser menos fiable, ya que no suelen permitir una investigación detallada de las actividades de los encuestados en el mercado laboral.

Interpretación y utilización del indicador

El crecimiento económico de un país puede atribuirse al aumento ocupación o a la mayor eficacia del trabajo de los empleados. Este último efecto puede describirse mediante estadísticas sobre la productividad laboral. La productividad laboral es, por lo tanto, una medida clave del rendimiento económico. La comprensión de las fuerzas motrices que la impulsan, en particular la acumulación de maquinaria y equipo, las mejoras en la organización así como en la infraestructura física e institucional, la mejora de la salud y las aptitudes de los trabajadores ("capital humano") y la generación y adopción de nuevas tecnologías, es importante para formular políticas que apoyen el crecimiento económico. Esas políticas pueden centrarse en la reglamentación de las industrias y el comercio, las innovaciones institucionales, los programas de inversión pública en infraestructura, así como en el capital humano, la tecnología o cualquier combinación de éstos.

Las estimaciones de la productividad laboral pueden servir de apoyo a la formulación de políticas del mercado de trabajo y vigilar sus efectos. Por ejemplo, una productividad laboral elevada suele estar asociada a niveles altos o a tipos particulares de capital humano, lo que indica las prioridades de las políticas específicas de educación y capacitación. Asimismo, las tendencias de la productividad pueden utilizarse para comprender los efectos de los acuerdos salariales en las tasas de inflación o para garantizar que esos acuerdos compensen a los trabajadores por las mejoras de la productividad. Por último, las medidas de productividad pueden contribuir a la comprensión de la forma en que el rendimiento del mercado laboral afecta a los niveles de vida. 

Limitaciones

Las medidas de la producción nacional se obtienen de las cuentas nacionales y representan, en la medida de lo posible, el PIB a precios de mercado para la economía agregada. Sin embargo, a pesar de los principios comunes que se basan en su mayor parte en el Sistema de Cuentas Nacionales de las Naciones Unidas, sigue habiendo importantes problemas de coherencia internacional en las estimaciones de las cuentas nacionales, en particular para las economías que no pertenecen a la OCDE. Entre los factores que afectan a la comparabilidad de los datos entre países figuran las diferencias en el tratamiento de la producción en el sector de los servicios, las diferencias en los procedimientos utilizados para corregir las medidas de la producción en función de las variaciones de los precios y las diferencias en el grado de cobertura de las actividades económicas no estructuradas y de la economía sumergida en las cuentas nacionales.

Las estimaciones de ocupación corresponden, en la medida de lo posible, al número medio de personas con uno o más empleos remunerados durante el año. En muchos países, las estadísticas sobre el número de trabajadores autónomos y familiares en actividades agrícolas y manufactureras informales son menos fiables que las correspondientes a los empleados. Como en el caso de las ocupación estimaciones de la producción, éstas son sensibles a la falta de cobertura de las actividades informales o subterráneas.

Tabla de contenido

Ver también

Lenguaje:

¿Es nuevo en este sitio?