¿Perjudicará la COVID-19 la disponibilidad y la calidad de las estadísticas laborales?

La pandemia está impactando radicalmente en nuestras vidas. Pero, ¿qué pasa con las estadísticas utilizadas para evaluar esos impactos? Sin una información oportuna y precisa, no actuaremos con políticas adecuadas e informadas. Aunque las cifras deben centrarse en la salud de la población, también debemos comprender lo que está ocurriendo en el ámbito de las estadísticas laborales. Es decir, ¿cómo está afectando la COVID-19 a nuestra vida laboral? Sin embargo, lo que resulta menos obvio es que la pandemia también está afectando a nuestra capacidad para elaborar dichas estadísticas.

La OIT se puso en contacto con las oficinas nacionales de estadística para evaluar cómo reaccionan los productores de las preciadas estadísticas oficiales ante el enorme reto al que se enfrentan. La conclusión clara es que el impacto es increíble en todo el mundo pero, como es lógico, varía en función del contexto, la infraestructura y las capacidades existentes. Se pueden identificar algunos patrones y respuestas comunes, que es útil compartir como guía para los países que se enfrentan al reto.

Este reto es asombrosamente difícil, si no insuperable en muchos casos, si el único objetivo es mantener las recopilaciones actuales, por no hablar de la capacidad de respuesta mediante la generación de nuevos datos, una necesidad para arrojar luz sobre el impacto de la COVID-19 en el mundo del trabajo. Esto significa que, en esta situación sin precedentes, las Oficinas Nacionales de Estadística, los Ministerios de Trabajo y otros productores de estadísticas se enfrentan a un doble reto: dar continuidad y mantener un mínimo de calidad de los datos y, al mismo tiempo, ser receptivos a las nuevas demandas.

Repercusiones de COVID-19 en los productores de estadísticas laborales

Realización de encuestas de hogares en tiempos de prohibición de viajar y distanciamiento social

Las encuestas de población activa (EPA) son encuestas por muestreo basadas en los hogares y constituyen la principal fuente de estadísticas para el seguimiento de los mercados de trabajo. Proporcionan indicadores clave sobre ocupación, desocupación y las condiciones de trabajo, por ejemplo.

Aunque las entrevistas telefónicas y por Internet están aumentando, la mayoría de los países del mundo siguen confiando en las entrevistas cara a cara como modo principal de recogida de datos para su EPA. Las restricciones de circulación han obligado a los países a suspender estas operaciones. Los países están reaccionando a esto de diversas maneras, a menudo cambiando a las entrevistas telefónicas. Sin embargo, esto no es fácil y, lo que es más importante, cuando se hace con poca antelación y poca planificación, puede afectar significativamente a las tasas de respuesta y a la calidad de los datos. Mientras tanto, algunos países han suspendido temporalmente las entrevistas por completo, sobre todo los que tienen encuestas menos frecuentes.

Los países que ya utilizaban la Entrevista Telefónica Asistida por Ordenador (CATI) o la Entrevista Web Asistida por Ordenador (CAWI) se ven algo menos afectados por las interrupciones, lo que quizás nos enseñe algunas lecciones valiosas sobre cómo crear resistencia en la recogida de datos en el futuro. No obstante, todos los países están lidiando con los efectos de los cambios en las modalidades de trabajo y están sintiendo cada vez más el impacto directo de la enfermedad tanto entre el personal de la encuesta como entre los encuestados.

Aparte del modo de recogida de datos, los países se esfuerzan por encontrar formas de mantener los índices de respuesta y la calidad de los datos. Algunos ejemplos son la reducción del contenido de la encuesta para mantener las tasas de respuesta, volver a entrevistar a los hogares previamente visitados utilizando la información de contacto disponible o utilizar campañas publicitarias para promover la respuesta.

Nuevas y urgentes demandas de datos

Inevitablemente, existe una enorme demanda de datos adicionales para comprender las numerosas repercusiones en el mercado laboral.

Una respuesta general es poner un mayor énfasis en los indicadores que pueden complementar las cifras de ocupación y desocupación . Aunque esas cifras seguirán siendo clave, no serán suficientes por sí solas para explicar los numerosos impactos de COVID-19 en la vida laboral de las personas. Las estimaciones de los despidos, el tiempo de trabajo, los motivos de los cambios en la situación del mercado laboral y otros elementos que a menudo ya se recogen son potencialmente útiles, aunque no se destaquen en tiempos normales.

Los países también están revisando el contenido de sus encuestas para añadir preguntas que proporcionen detalles adicionales sobre las formas en que las personas se ven afectadas. Esto puede ser a través de la pérdida de puestos de trabajo, la reducción del tiempo de trabajo o de los ingresos, o incluso el aumento del tiempo de trabajo entre los que se enfrentan directamente al impacto de COVID-19, como los trabajadores de la salud, los funcionarios de seguridad pública y los trabajadores del transporte.

En algunos casos, los datos administrativos constituirán una potente fuente de información complementaria a la EPA. La capacidad de extraer datos de estas fuentes puede ser valiosa, pero también está potencialmente amenazada en los casos en los que los acuerdos de trabajo de los ministerios gubernamentales se vean fuertemente perturbados.

Apoyo de la OIT

Estamos en estrecho contacto con los productores de datos nacionales y reconocemos los numerosos retos a los que se enfrentan para seguir publicando estadísticas laborales oportunas y precisas. Nos comprometemos a mantener este estrecho contacto y a prestarles apoyo. Seguiremos recopilando y compartiendo las prácticas de los países en respuesta a estos retos y proporcionando orientación sobre el uso de esta información. Para obtener la información más reciente y otras orientaciones, visite nuestro portal sobre COVID-19 y estadísticas del trabajo.

 

Autor

  • Kieran Walsh

    Kieran Walsh es Estadístico Senior en el Equipo de Metodología de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Departamento de Estadística de la OIT. Su labor se centra en prestar apoyo a los países que tratan de aplicar la EPA utilizando las normas y prácticas más recientes. Es un firme creyente de que las estadísticas sirven de trampolín para el desarrollo sostenible a través de políticas bien orientadas y diseñadas basadas en pruebas.

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Todo el contenido más reciente del Departamento de Estadística de la OIT directamente en su bandeja de entrada una vez al trimestre.

El idioma:

¿Es nuevo en este sitio?